Adele Sufre Desafío: Abandonar el Café Resulta Más Difícil que Dejar de Fumar

La famosa cantante Adele comparte su lucha personal al dejar atrás su adicción al café y habla sobre los impactantes efectos secundarios que ha experimentado en su viaje de abstinencia.

Adele, la renombrada artista británica de la música, ha sorprendido a sus seguidores al revelar que está librando una batalla personal: dejar de consumir café. Lo que hace que esta decisión sea aún más impactante es la comparación que hizo Adele, quien describió este proceso como «más difícil que dejar el tabaco».

En una reciente entrevista con The Sun, Adele compartió que recientemente comenzó el proceso de abandonar la cafeína, y los efectos secundarios no tardaron en manifestarse. La cantante experimentó intensas migrañas durante la primera semana de su intento de abstinencia, describiendo la sensación como si un martillo neumático golpeara su cabeza.

Lo que más sorprendió a sus seguidores fue la comparación que hizo Adele entre dejar el café y abandonar el tabaco o el alcohol, señalando que esta última adicción fue menos desafiante en comparación con su actual lucha.

A pesar de los obstáculos y las incomodidades, Adele está comprometida con su decisión de alejarse del café, y asegura que no tiene intención de rendirse. Según sus propias palabras, «Fue más difícil que dejar de fumar, más difícil que cuando quieres dejar de beber. Estoy disgustada por lo que son estos síntomas de abstinencia. No me voy a rendir ahora».

La artista también compartió su estrategia para superar la abstinencia de cafeína: intentó engañar a su cerebro consumiendo unos asombrosos 25 cafés descafeinados en un solo día, en un esfuerzo por convencer a su mente de que seguía disfrutando de su bebida favorita.

Además, Adele reveló que la música ha sido un refugio en su proceso de dejar el café. Durante su residencia en Las Vegas, al subir al escenario y sentir el cariño de su audiencia, experimenta un alivio notable en sus dolores de cabeza.

Para compensar la falta de cafeína y mantener sus niveles de energía, Adele admitió haber recurrido al azúcar, e incluso llegó a reemplazar una cena por dos porciones de pastel de manzana en una ocasión.

La cantante, quien regresó a Las Vegas después de un breve descanso de un mes, continuará cautivando a su audiencia con su poderosa voz hasta noviembre de este año.